Machado, Las Dueñas y…Campos de Castilla

Al llegar al Palacio de Las Dueñas en Sevilla, lugar de nacimiento de Antonio Machado, a la izquierda de la puerta de entrada, en una de las fachadas del edificio, se rinde un homenaje al poeta sevillano. Así consta:

«En una vivienda de este Palacio
nació el 26 de julio de 1875, el poeta
ANTONIO MACHADO
Aquí conoció la luz, el huerto claro
la fuente y el limonero»

Homenaje a Machado en Las Dueñas, Sevilla ©Edurne Errazti

Machado nació en Sevilla y murió en Colliure, vivió en Madrid, Paris y otras ciudades, pero la realidad soriana orientó sus ojos y su corazón hacia la esencia castellana.

Y yo, con este pretexto, he vuelto a leer esos «Campos de Castilla» cuyos versos siempre han permanecido en mi memoria.
 
Desde aquí va mi también sentido homenaje a este gran escritor.

«He vuelto a ver los álamos dorados, 
álamos del camino en la ribera 
del Duero, entre San Polo y San Saturio, 
tras las murallas viejas 
de Soria —barbacana 
hacia Aragón, en castellana tierra—.

Estos chopos del río, que acompañan 
con el sonido de sus hojas secas 
el son del agua, cuando el viento sopla, 
tienen en sus cortezas 
grabadas iniciales que son nombres 
de enamorados, cifras que son fechas.

¡Álamos del amor que ayer tuvisteis 
de ruiseñores vuestras ramas llenas; 
álamos que seréis mañana liras 
del viento perfumado en primavera; 
álamos del amor cerca del agua 
que corre y pasa y sueña, 
álamos de las márgenes del Duero, 
conmigo vais, mi corazón os lleva!»

Este sitio web utiliza cookies para obtener la mejor experiencia de usuario. Al continuar navegando das tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies